LIMBO

Morir o vivir.
Vivir o morir.
No es lo mismo que vivir muerto, ni mucho menos morir viviendo.
La vida está llena de momentos de muerte decorados de vida.
Y de momentos de ilusión y vida, pero decorados de muerte.
Como sentarte en el medio de un salón lleno de gente.
Cada quien con su interés… tú con el tuyo.
El de ellos es más importante que el tuyo, o no.
Tal vez el tuyo es de vida, y el de ellos de muerte.
La vida y la muerte son tan parecidas que podrían ser lo mismo.
Hay quienes desean un día más de vida,
y quienes imploran un día menos de muerte.
Como quien camina sin rumbo pero con los ojos abiertos,
y como quien camina su rumbo con los ojos ausentes.
Uno tan lleno de muerte y otro soñando tanto vivir.
Antes de vivir, empieza a morir.
Para que cuando mueras, solo quieras soñar en vivir.