bandresbPortfolio

Author Info

About the Author


bandresb


All Posts:


LIMBO

Morir o vivir.
Vivir o morir.
No es lo mismo que vivir muerto, ni mucho menos morir viviendo.
La vida está llena de momentos de muerte decorados de vida.
Y de momentos de ilusión y vida, pero decorados de muerte.
Como sentarte en el medio de un salón lleno de gente.
Cada quien con su interés… tú con el tuyo.
El de ellos es más importante que el tuyo, o no.
Tal vez el tuyo es de vida, y el de ellos de muerte.
La vida y la muerte son tan parecidas que podrían ser lo mismo.
Hay quienes desean un día más de vida,
y quienes imploran un día menos de muerte.
Como quien camina sin rumbo pero con los ojos abiertos,
y como quien camina su rumbo con los ojos ausentes.
Uno tan lleno de muerte y otro soñando tanto vivir.
Antes de vivir, empieza a morir.
Para que cuando mueras, solo quieras soñar en vivir.

 


Soledad

Una taza de té, fría, sin tomar.
Una fotografía, sin álbum, sin mirar.

Un cabello, suelto, sin brisa.
Unos labios, en el borde, sin sonrisa.

Maquillaje, sin fiesta, ni cita.
Una carta, escrita a lápiz, sin firma.

Un plato, con sopa, sin hambre.
Una muñeca, guardada en su estante.

Un pianista, sin pista, ni audiencia.
Un taxista, esperando carrera.

Un perro, esperando a su amo.
Un balón, encerrado en un carro.

Un jarrón, sin flores, sobre la mesa.
Eso oscuro, en el pecho, que pesa.

Una sábana, arrugada en la esquina.
Esa mano que regala una caricia.

El sonido, del televisor en la sala.
El sol que le da a la ventana.

Un callejón, vacío, sin retorno.
Un beso que golpea en lo hondo.

Una lágrima, en el cuello, sin retorno.
Un pensamiento que no escojo.


Andrea la asesina de hormigas

Andrea es una persona extraña, o tal vez no tanto. Pero para mi si. Es atractiva. Tiene un rostro fino, con ojos grandes y negros, que pocas veces están fijos en un mismo lugar; con pestañas largas y siempre empapadas en pestañina. Por lo que he notado le gusta maquillarse. Al menos las pestañas. Mejillas grandes y siempre coloradas, las cejas bien pobladas pero siempre despeinadas, no tiene nariz, ni boca. Bueno si, pero son bien pequeñas.

Se levanta miles de veces para “ir al baño”, digo “ir al baño” porque realmente no la sigo, solo la veo caminar en esa dirección. Puede que también vaya por agua, pero no lo sé, solo asumo. Y las mil veces que se levanta desprende un aroma dulce –flan- que empalaga.

A través de esta ventana la puedo ver sentada en su escritorio. Siempre concentrada. No sé que tanto escribe; pero disfruto verla hacerlo. Es como si en el teclado de su computador caminaran cientos de hormigas y ella tuviese que matarlas con la yema de sus dedos en cinco minutos. Sus dedos se prenden en llamas y en la punta de cada uno de ellos aparecen pequeñas pistolitas y ¡pum – pum! Queman los pequeños cuerpecitos de las hormigas.

Cuando termina, respira, se reclina un poco hacia atrás en su silla, cuenta mentalmente hasta cinco y se levanta nuevamente para “ir al baño”, pero vuelve con varias hojas en sus manos. Sospecho que pueden ser las actas de defunción de las hormigas, pues esas indefensas hormiguitas debían tener familia, y ella querrá disculparse.

La asesina de hormigas vuelve a sentarse, y a veces creo que voltea hacía acá, pero a la vez lo dudo. ¿Quién querría voltear para acá? Aunque admito que cuando lo sospecho me sonrojo un poco. Me gusta imaginar qué pasaría si ella me viera.

Esos segundos son como eternos, o al menos duran más que los segundos normales. Imagino que sus ojos grandes y negros flotan hasta mi, acompañados de su rostro y sin olvidar su cabello. Su largo y crespo cabello. Y que al posarse justo frente a mi, desciende lentamente y se sienta a mi lado. En ese momento siempre escucho un temeroso “hola”, pero ella nunca mueve sus labios.

A veces la veo caminar a la oficina de su jefe y la escucho reír, otras veces discutir. Cuando va de vuelta a su escritorio es como si caminara en cámara lenta. He notado que quiere que él que se sienta diagonal frente a ella le sonría alguna vez, pero no Andrea, eso no va a pasar. Él solo quiere hacer sonreír a tu vecino de la izquierda. Aunque debo alegar que es bastante simpático.

Enfocada nuevamente en su computador, abre un pequeño envase de cristal que guarda en su gaveta de la derecha, vacía un puño más de hormigas sobre su teclado, y despierta su furia mata hormigas de nuevo. Es increíble. En ocasiones la veo arrepentirse porque toca su rostro, como para limpiarse las lágrimas.

Pasan las horas y repite su rutina mata hormigas unas 5 a 7 veces, hasta que hace un movimiento rarísimo. Sus mejillas se elevan y dejan ver sus dientes (nada perfectos). Andrea sonríe. Vuelve a cubrir sus ojos, así como cuando llora por las hormigas, se pausa por unos segundos y revienta un hormiguero.

Sus dedos se convierten en pequeñas III Guerras Mundiales. ¡PLUM! Las bombas salen de los cañones e infectan de palabras y colores a las pequeñas hormiguitas indefensas. ¡Taca-taca-taca! Las metralletas las revientan en miles de pequeños pedacitos.

Pobres hormigas. De verdad me da mucha tristeza ver como Andrea las asesina así. Pero al ver su cara de satisfacción cuando lo hace creo que me estoy creyendo que es necesario que mueran.

Andrea la asesina de hormigas, ¡PLUM! Lanza otra bomba en medio de la colmena. Ésta estalla en miles y miles de colores. Es algo maravillosamente hermoso. Pero pobres hormigas. No sé, es un sentimiento agridulce.

Muchas hormigas deben ser sacrificadas para que Andrea pueda ser feliz. Pero ver la sonrisas en su rostro cada vez que logra conseguir la inspiración, cuesta la vida de miles de colmenas llenas de hormigas reinas.


Estilo y filosofía de vida

11 frases de El Principito que te ayudarán a ser mejor persona.

Antes de que empiecen a leer y se auto respondan; sí, el Principito es mi libro favorito, y no sólo es eso, sino también mi filosofía de vida. Si no lo han leído, déjenme decirles que han estado perdiendo el tiempo; pero si ya lo han hecho alguna vez, nunca está de más volverlo a hacer y recordar por qué es el mejor libro del mundo.

Este libro no es un cuento de hadas; es un libro para adultos, y para niños también claro está, pero solo porque los niños algún día también serán adultos. Recuerdo que él día que mi mamá me lo regaló me dijo “es un libro fácil de leer, pero difícil de entender. Préstale mucha atención y trata de hacer lo que dice”. (traducción: Es un libro corto, enfócate. Es difícil de entender pero párale bolas y hazle caso).

Es un libro muy metafórico, es cierto. Pero está lleno de mensajes hermosos y lecciones de vida, que día a día damos por sentadas. Así que en vísperas de la película (que ya salió el segundo tráiler oficial por cierto) quiero darles un paseo por mis frases favoritas y explicar un poco que es lo que dicen realmente. A mi parecer.

1. “Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerdan.)”

A los padres: Recuerden hace algunos años ustedes tampoco sabían muchas cosas, ni entendían otras, no eran responsables, y tampoco se bañaban. Pero si eran felices.
Consejo: No juzgues, pero escucha.

2. “Cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer.”

Para todos: Dos cosas, uno es sigue tus instintos. Cuando consigas algo que te inspire y te apasione. Que te llame demasiado la atención, hazlo, síguelo y aprende. Guarda el secreto, o cuéntalo, pero sonríe. Dos, es que recuerda que aunque “la curiosidad mató al gato”. Todos somos humanos y cometemos errores.
Consejo: Sigue siempre tu instinto. Perdona.

3. “Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos.”

Para todos: La rutina acaba con todo. Con el amor en pareja, con el gusto por tu trabajo, por la pasión por lo que estudias, etc. Si quieres ser el mejor en algo o con alguien, tienes que explorar, salir de tu zona de confort, aprender, preguntar, debatir, romper con tus hábitos.
Consejo: Reinvéntate cada vez que puedas.

4. “A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: “¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?” Pero en cambio preguntan: “¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?” Solamente con estos detalles creen conocerle.”

Para todos: (incluyendo a los padres) No te fijes en cuanto tiene una persona para saber si es buena en algo. La honestidad, el respeto y la bondad no se cuenta, pero se siente y rápidamente se transforma en amor. Y el amor es infinito.
Consejo: De pequeños detalles está llena la vida. Abre los ojos.

5. “Conozco un planeta en el que vive un señor muy colorado. Nunca ha olido una flor. Nunca ha contemplado una estrella. Nunca ha amado a nadie. Nunca ha hecho otra cosa que sumas. Se pasa el día diciendo, como tú: “¡Soy un hombre serio! ¡Soy un hombre serio!”, lo que le hace hincharse de orgullo. Pero eso no es un hombre, ¡es un hongo!.”

Para todos: Ser adulto no significa ser “serio”, ni ser serio significa ser responsable, ni ser responsable significa ser bueno (y así sucesivamente). Para ser un ser humano integral necesitas más cosas que esas. Cosas pequeñas. Ríete de todo, y de todos. Viaja, baila, come cosas que no te gusten. Experimenta y cuéntale a tus amigos. Tómate fotos ridículas (pero no las subas a tus redes sociales), o hazlo, que importa. Se serio, pero no permitas que la palabra se convierta en tu etiqueta.
Consejo: Disfruta. Disfruta más.

6. “Es tan misterioso el país de las lágrimas…”

Para todos: Recuerda que cada quien lleva su propia cruz, y que lo que para ti es un problema pequeño, para otros es el fin del mundo. Entiende que eso está bien. Todos guardamos secretos. El mundo está lleno de personas, y ellas de tristezas y desafíos. Nunca hables por hablar, no creas que te las sabes todas. Los mejores amigos no son los que dan consejos basados en experiencias, sino aquellos que en silencio escuchan y
Consejo: RESPETA.

7. “Se debe pedir a cada cual, lo que está a su alcance realizar.”

Para todos: Esto no tiene mucho trasfondo. Antes de pedirle algo a alguien (cualquier cosa, y en cualquier ámbito) sincérate y fíjate a quien le estás preguntando. Sin embargo, nunca está de más pedir y dar un poquito más de lo requerido.
Consejo: Se sincero.

8. “Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante.” / “Y cuando te hayas consolado (uno siempre termina por consolarse) te alegrarás de haberme conocido”

Para todos: Muchas veces perdemos o dejamos perder cosas o personas en nuestra vida, y en ese momento, por orgullo, nos queremos consolar diciendo que “no valió la pena”, y que más adelante conoceremos a alguien más, o que conseguiremos un trabajo mejor; por ejemplo. Pero no. La palabra “mejor” es relativa en nuestras vidas. Todo lo nuevo será mejor, si, pero solo porque es lo que en ese momento necesitamos, pero anteriormente fue lo mismo. Esa fue la persona de tu vida, y ese también fue el mejor trabajo que has tenido.
Consejo: Se agradecido.

9. “No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.”

Para los que tienen pareja: Todas las personas somos iguales. Si, porque todas contamos con la misma fisionomía. Pero a la vez somos únicos. Si, porque todos tenemos un alma distinta. Y aunque la mayoría de las personas nos enamoramos por el físico, debemos recordar que eso se va, y que la rutina vive en el apto de al lado. Cuando ambas te quieran visitar, invítales una taza de café pero no las dejes quedarse.
Consejo: Cuando creas que ya no aguantas a esa persona, o alguien fuera de casa te esté tentando, recuerda una sola cosa de tu pareja… Ese momento en que te diste cuenta que estabas enamorado de ella. Si no sabes cual es, haz el ejercicio. Cuida a tu pareja.

10. “Me creía rico con una flor única y resulta que no tengo más que una rosa ordinaria”

Para todos: Tómate un momento para pensar si el tiempo que le estás dedicando a alguien o a algo vale la pena. Muchas veces el amor (hacia alguien o algo) nos sega y damos mucho más de lo que recibimos. No todo el mundo es agradecido.
Consejo: Reflexiona. Las cosas siempre deben ser equitativas.

11. “Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso”

Para todos: La ansiedad en ciertas cantidades es saludable. Ponte metas y disfruta no solo el realizarlas, sino también el camino. Enamórate de tus sueños y espera cumplirlos con ansiedad.
Consejo: Apasiónate. Por algo, por alguien, pero vive con pasión.


Decisiones

Ciertamente cuando escuchamos la palabra “Decisión” de la boca de alguien más, bien sabemos que las cosas no están bien. Y cuando la leemos, es como si oliéramos el miedo en los dedos de alguien más. Todos sabemos lo que significa decidir “algo”. Cuando esa palabra retumba en las paredes de nuestro amplio cerebro, el mismo se vuelve tan pequeño como el motor de un carro, que si bien se enfría o se calienta demasiado, deja de funcionar. En ese momento todo se reduce a una opción. Un SI o un NO. Aquí ya no existe el tal vez o el puede ser. Pero, lo que si se apodera de nuestra pequeña cabecita son las millones de dudas. La cuales son aquellas que “Pueden proyectarse en los campos de la decisión, y la acción, o afectar únicamente a la creencia, a la fe, o a la validez de un conocimiento”, o al menos eso es lo que dice Descartes.

Ahora yo pienso, analizo y discuto algo. No es que sea muy vieja, la verdad soy bastante joven en los ojos de aquellos que me llevan unos añitos, y lo suficientemente vieja para aquellos que por debajo me ven como un ejemplo a seguir. En realidad me gustaría saber hasta cuándo me va a tocar tomar decisiones “importantes” que aunque sabiendo que la respuesta es ‘siempre’, no puedo sacar la bendita pregunta de la cabeza.

Cuando estaba en el colegio de verdad me costaba decidir que cuadernos comprar; Si bien aquellos que tuviesen el muñeco de moda en la carátula, los que mi mamá consideraba eran los mejores y más económicos a su bolsillo, o los que todas las niñas de mi salón iban a tener. Era difícil, aunque no lo crean, por lo que siempre terminaba decidiendo comprar un papel transparente y un par de revistas. Pues complacía a mi madre que quería comprarme los más baratos, y entonces los podía decorar a mi gusto. Así NADIE podía tener los mismos cuadernos que yo. Me consideraba exitosa por ello.

Cuando terminé el colegio, y soñaba con que todas mi decisiones giraran en torno al diseño de mis cuadernos y la manera en que peinaría mi cabello en las mañanas, llegó un día en que tuve que decidir que carrera estudiar. ¿Se imaginan eso? “La carrera de mi vida”! Era lo que debía estudiar, lo que realmente me gustara y diera dinero.! Díganme algo… ¿Eso existe? (Suspiro) O al menos díganselo a una niña de 15 años que a esa edad seguía jugando con muñecas y no sabía lo que era un beso. Esos días fueron para enloquecerme, no dormir, no comer, y de molestarme cada vez que a alguien se le ocurría preguntarme “Entonces, ¿qué piensas hacer?”, y morderme la lengua para no responder de mala gana “Si supiera, ya lo estaría haciendo, ¿no?” pero bueno, “a los mayores y amigos no se les debe faltar el respeto”, lo que me permitió desahogarme con todos aquellos que no pertenecían a esos grupos; sin embargo, eso no ayudó. El día de la solicitud llegó, y tuve que llenarla.

Pasaron 5 años, los cuales fueron los mejores. Fueron esos que siempre escuche de mis familiares “Esos son los mejores años de tu vida, siempre vas a querer volverlos a vivir” y Dios! a veces no imaginan cuanto daría por que eso se hiciera realidad y escaparme algún día de clases e irme a la playa mas lejana, tomarme unas cervezas a las 9am y que no pasara nada, pelear con mi mejor amiga por no estar de acuerdo con una idea en clase, y al salir de la misma reírnos de lo que hacía media hora pasó, llegar a casa llorando porque aplacé una materia y mamá me abrazara diciéndome que aunque fui yo quien no estudió, eso no significa nada. Siempre se puede repetir. “Nunca dejarás de ser tan despistada”, “Deja de enfocarte en sólo lo que te gusta”. “Deja de escribir pendejadas en los cuadernos y enfócate en lo que los profesores te piden”. Por eso no tienes apuntes de los cuales estudiar.

Lo que mi mamá no sabía era que debido a esas “pendejadas”, un día me tocaría tomar mas decisiones.

Realmente pensé que todo era tan sencillo como que, terminabas el colegio, te graduabas de la universidad, y buscabas trabajo, lo conseguías, trabajabas, pasaba un rato, conocías a alguien “especial”, pasábamos un rato de novios, un día se me proponía, yo decía que Si, fácilmente nos casábamos, al tiempo teníamos hijos, luego yo tenía 45 años, con una casa bonita, 2 hijos, un esposo con panza, y ya; así pasaba el tiempo. AJAAAAAAAAA!!!! NOOOOO!!!!

Eso es (para MI hoy día) el pensamiento mas mediocre del mundo. Para mi. Bien hoy día respeto a todos los que ese sea su sueño de vida. Pero, ya no es el mío. Pues, tomé la decisión de cambiar mi decisión. Por qué? si ciertamente es algo muy sencillo de lograr y de tener éxito. Precisamente por esa palabra de la oración. Esa que le causa orzuelos a mis ojos, y cera a mis oídos. La palabra “Sencillo”, la palabra sinónima de FÁCIL. Que a su vez deriva de la palabra “Aburrimiento”, de la palabra “Simple”, de la palabra “Montón”. Palabras que no entran en mi definición de persona, de mujer, de profesional, de VIDA.

Decisiones de vida… Idiomas, lugares, personas, sueños, realidades. YO.

¿Estudiar? Estudiar es aburrido ¿sabías? ¡Aprender es divertido! es escuchar, es practicar, es realizar, es materializar, es sentir, es contarle a alguien más. Yo no estudio, yo aprendo. Tal vez por eso mi mamá me decía que era la culpable de mis fallos. Pero cada quien tiene “filosofías de vida”. Yo pregunto, y pregunto más. Yo observo, y vuelvo a observar. Yo descubro por mi misma.

Hoy estoy hablando mucha paja, lo se. Pero realmente esto es lo que tengo en mente, y aunque tengo bien claro quien soy y que quiero en mi vida, en este momento estoy como cuando los cuadernos. Buscando el valor dentro de mi para escoger las revistas de la decoración de mi nueva portada. A sabiendas de cual es mi respuesta, y habiendo tocado ese piso pulido anteriormente. Habiendo visto por esas ventanas de cristal, y habiendo sonreído antes con estos mismos labios.


Veinticinco años y un solo poema

A mi hermana

0.
Antes,
antes de mi,
eras tú.
y contigo estaba yo.
y ella.

1.
Ojos,
ojos de al abrirse quieren cerrarse,
Brillo que no los deja ser ellos.
Los opaca, los esconde.
Ojos que quieren ver,
que sienten.
Ojos que te miran,
que te tocan.

2.
Palabras,
mis palabras, de desbordan.
No puedo estar callada, necesito hablar.
Necesito decirte todo lo que siento,
todo lo que mi corazón bombea.
No se si esto es amor o costumbre
Sólo se que ya no se vivir sin ti.

3.
Camino,
Mis pies no hacen más que seguirte,
mi mirada está fija en ti,
te das cuenta que te observo,
y me avergüenzo,
me sonrojo, y no se que hacer.
Quiero correr,
correr para sólo perseguirte,
para estar junto a ti siempre,
más que vivir sin ti,
se que te amo.

4.
Mi mano,
ya no te veo a ti,
ahora veo mi mano,
subo la mirada, y es lo primero que veo.
Mi mano,
mi mano, arrastrada por la tuya.
Se que me querías, pero ahora me guías.
Ya no corro,
ahora camino junto a ti.
junto a tus pies,
junto a tu alma,
junto a la mia.

5.
Sus ojos,
sus ojos que al abrirse quieren cerrarse,
más brillo que no los deja ser ellos.
Los opaca, los esconde.
sus ojos que quieren ver,
que sienten.
Ojos que me miran,
que me tocan.
Sus ojos que me sonríen.
y no entiendo por qué.

6.
Es extraño,
Ya no veo tu mano,
ahora beso la suya.
Esa mano que es pequeña y cuido,
esa mano que quiero,
esa mano que he prometido nunca pisar,
esa mano que jamás me dará de comer,
pero si mucho que envidiar.
esa mano llena de alegría,
esa mano llena de visión,
esa mano que me mira,
la que tiene el amor más puro.

7.
Camina,
Sus pies no hacen más que seguirme,
su mirada está fija en mi,
me doy cuenta que me observa,
y me avergüenzo,
me sonrojo, y no se que hacer.
Quiero correr,
correr para sólo perseguirte,
no te quiero perder,
pero ella está aquí y no la quiero perder,
no quiero vivir sin ti,
pero se que la amo.

8.
Su mano,
ya no te veo a ti,
ahora veo su mano,
bajo la mirada, y es lo primero que veo.
Mi mano,
mi mano, que arrastra la suya.
Se que me quieres, pero ahora la guío.
Ya no corro hacia ti,
ahora camino junto a ella.
junto a sus pies,
junto a su alma,
junto a la mia.

9.
La Rabia,
Se que la amo,
que no puedo vivir sin ella.
Se que la amo,
que no se respirar sin ella.
Se que la amo,
que no puedo reír sin ella.
Se que la amo.
Ella está aquí y me hace impotente.
Se que la amo,
que no quiero perderla.
Se que la amo y no me gusta.
Se que la amo y me da rabia.
Se que la amo y dependo de ella.
Me he entregado.

10.
La Risa,
Pasa el día y vuelvo a casa,
ella está ahí.
Me espera sentada y sonriente,
me espera feliz y ansiosa.
Ella esta ahí.
Me escucha y le divierto,
Me cuenta sus cosas, y me alegro.
Ella esta ahí. Ella me hace feliz.
Ella me llena de vida,
me enseña a llegar a casa.

11.
Llorar,
Hoy me ha llamado llorando,
me ha partido el alma.
La maldad no tiene limites,
y no se como protegerla de ella.
Me ha roto el corazón el verla así.
Me he devuelto a cobrar lo que le han hecho.
Lo he conseguido,
pero sus lágrimas siguen ahí.
La han humillado.
No pienso permitir que le vuelva a pasar.
Le he prometido quererla siempre.
Le he prometido cuidarla siempre.
Me ha creído.

12.
Tiempo,
Un nuevo color, un nuevo grado.
Menos tiempo.
Estoy cambiando y me preocupo.
Mi mente se ocupa y mi cuerpo se cansa.
Sigo pensando en ti.

13.
Amor,
Me he enamorado,
me he enamorado, o eso creo.
No siento mariposas, pero si nervios.
Tengo miedo de perderte.
Sigo pensando en ti.
El me encanta, o eso creo,
No creo que te guste para mi,
pero no me importa.
Me ha dejado de importar lo que pienses,
Me importa lo que sientas.
No quiero herirte,
pero me he enamorado.

14.
Beso,
Hoy me ha besado.
Lo quiero, o eso creo.
Se sintió raro,
No he sentido mariposas,
pero he sentido abejas.
¿Es esto normal?
Sigo pensando en ti.

15.
El baile,
Ha llegado el momento de salir,
Ha llegado el momento de brillar,
Estoy nerviosa. El está ahí.
Tú también.
Siempre estarás para mi, lo se.
y yo te lo he prometido.
Cumpliré.

16.
Comienzo,
Primer día y lo extraño,
ya no está, pero tu sí.
Tu siempre estás.
Hoy me cuidas tú, y me proteges.
Limpias mis lágrimas de mujer,
mis lágrimas de corto amor,
del primero de todos.
Hoy tú escuchas.
Hoy tú prometes cuidarme,
Hoy tú prometes quererme,
Hoy yo te creo a ti.

17.
Clases,
Otro lugar, otras personas
Otros intereses, más prioridades.
Vidas entrelazadas, mas no comprometidas.
Decisiones, y aprendizajes.
Lecciones de vida.

18.
Mayoría,
Fiestas, alcohol y desenfreno
buen momento para disfrutar,
mucho tiempo, pocas obligaciones.
Muchos ofrecimientos,
algunas aceptaciones.
Sonrisas falsas, lágrimas reales.
Sentimientos fijos y momentos inolvidables.

19.
Primero,
No fuiste el primero, pero si lo fuiste.
Encuentros mortales que permanecen,
manos que se escurren, como lo hace la luna.
Luna que siempre está ahí, pero se cubre.
Luna que esconde la mirada.
Luna que sale de noche, y duele de día.

20.
Protesta,
Me he dado cuenta que luchar es subjetivo,
Que pelear por un ideal, no es mas que una meta.
Meta que pisotean los políticos,
y que crean los sueños de libertad.
Libertad que no existe.
Libertad que se lucha,
Libertad que es mia,
Libertad que es tuya.

21.
Lengua,
Letras que forman palabras,
y que mi voz pronuncia.
Letras que dicen “siento”
cuando mi corazón te escucha.
Letras que al juntarlas repiten tu nombre,
letras que mi lengua usa como excusa.
Excusa de tenerte,
excusa de besarte.

22.
Silencio,
Sentimientos mudos,
Sentimientos ocultos,
Estas en mi, lo sabes,
yo también lo sé.

23.
Anticonstitucionalmente,
Palabras difíciles de pronunciar,
pero más difíciles de creer.
Nos engañan,
nos usan,
nos hacen creer lo falso,
las mentiras,
mentiras ciertas,
mentiras disfrazadas.
Verdades mentirosas,
y mentiras verdaderas,
Palabras que no existen,
mentiras que se ocultan,
detrás de tus ojos,
delante de mi alma.

24.
Difícil,
Fuiste tú,
fueron ellos,
hoy soy yo.
Aprendí a odiarte,
mientras te quería.
Estuviste, y fui feliz.
Ya no estás, y soy feliz.

25.
Año nuevo,
Más días, más horas
menos tiempo.
Menos ellos, más nosotros.
Un mundo a parte,
un mundo nuestro.
Es mi vida,
que es la tuya.
Son mis ojos,
que son tuyos,
Son mis labios,
que te besan,
Son mis manos,
que tú tocas.
Eres tú.


Inspiración

Son las mañanas de hoy
y las de mañana,
Son las mañanas de ayer
y las de su mañana.

Son las sonrisas de amanecer
y las de después de llorar,
las de mientras te pienso
y las que él me da.

Son mis manos cuando sudan
y las rosas blancas,
son las sábanas
y su espalda cuando abraza.

Son las voces que escucho
y no les presto atención,
son sus ojos
y su forma de hablarme.

Son las mentiras de ayer
y las que vendrán,
son los besos que no hay
y los que vendrán.

Son las ganas de no tenerte
y las que existen,
son mis ojos cerrados
y mi puerta abierta.

Son las cartas sin enviar
y sus letras olvidadas,
son su corazón
y mi tinta.

Son las caricias soñadas
y los bailes que habrán,
son el café de desayuno
y un viaje.


¿Es “siempre” poco?

Los días pasan como cualquier otro y el viento sopla más fresco, pero sé que se acerca el invierno. La misma gente me rodea y el tráfico como que sabe cuando voy a manejar, porque se detiene justo frente a mi. La radio no hace más que sonar y distraerme un poco para no pensarte tanto.

Pero no quiero perderme nada, ni un instante, ni un momento de ti.

El ruido es alto, y las conversaciones abruman y aburren. Pero a mi me provoca un vino y charlar. Charlar contigo. Si, mi mente vaga en varios lugares a la vez. Me intriga lo que ya sé. Te conozco, y eso está bien, pero quiero más. ¿Es “siempre” poco?

Sé bien que no sé que quiero, pero te quiero a ti. Ya. Y mañana, y esta noche. Y al vino también.

Quiero escucharte. Observarte hablar. Verte, e imaginar. Sonreír. Y esto repetirlo toda la vida.

Me siento sin peso, siento que floto. No es amor, es algo más. Pienso en ti y sonrío, tu me llevas a otro lugar. Un lugar que no conocía, un lugar que es extraño pero me gusta. Es un lugar lleno de pequeñas cosas que inundan mi curiosidad.

Pasa el tiempo. Pasa el tiempo junto a ti y me sorprendo. Cada día quiero conocerte más y subir más en el espacio. Toco las estrellas.

Me distraigo viéndolas. Son más brillantes de lo que parecen, son únicas e inmensas. Están dispersas en el universo y yo, aquí tan pequeña queriendo alcanzarlas.

Bésame. Y aunque no logre tocarlas, soñaré que las vi.

Los segundos durarán una eternidad necesaria, así como para mantener tu aroma a mi lado. Y soñaré. Soñaré nuevamente con ellas. Las brillantes.

¿Será que ellas tienen su propio olor? Que duda tan grande. Espero que no, porque así durante mis segundos eternos podré olerte a ti.